5 apps de juegos vintage que no deberías perderte

Ahora que está tan de moda hablar de los Youtubers, de sus récords en Fortnite y demás juegos, es el momento de la generación anterior a la Millenial de volver a los juegos de siempre, a los que se jugaban antes, para tener un dispositivo actual pero con carácter vintage.

Por suerte, cada vez son más los desarrolladores que han visto, como en el caso de la Nintendo DS, a los nostálgicos como público objetivo y que se han decidido a volver a traer a los smartphones algunos de los juegos más clásicos.

5 juegos vintage que todos quieren descargarse

El primero es el Monopoly. No existía fin de semana con amigos que no sacara, después de comer, este juego a la mesa. Aunque es de pago, lo cierto es que merece la pena no perder la habilidad de comprar calles, levantar hoteles y saquear a quien se ponga por delante. La estrategia era un punto a favor, pero sobre todo, la diversión de jugar en grupo.

A este no puede seguirle otro que no sea el Space Invaders. Uno de los arcade más famosos sigue conquistando a nuevas generaciones que han llegado a él gracias a los hermanos mayores o incluso padres.

No se puede hablar de juegos vintage sin mencionar Pac Man. Este comecocos, que fue versionado en el cine apenas hace unos años, fue el entretenimiento de horas de muchos jóvenes que buscaban ir avanzando pantallas por los laberintos que planteaba como reto.

Pensar en el recreativo en el que se pasaban las tardes las pandillas es pensar en el Pinball. Un juego que tan solo consistía en tener buenos reflejos para llevar la bola sin que se colara por ciertos espacios. Ese mismo juego ha aterrizado en las pantallas Android para gusto de todos los que quieran recordar la adrenalina de hacer que la bola chocase por todos los recorridos e hiciera giros imposibles.

Pero esta lista jamás podría estar completa sin mencionar al clásico, al único y al adictivo Tetris. Ir girando las piezas, buscando su hueco en la dimensión espacial para que línea a línea fuera completándose la pantalla era todo un reto para la agilidad mental pero, también para la paciencia.

Deja un comentario